V de Vombilla

Calidad y Maravilla

Animación de eventos, vídeos virales, espectáctulos y otras creaciones artísticas
Expertos de lo impensable

Fiesta Pagana

Principio    Anterior Fragmento           Siguiente Fragmento    Final

La joven entonces se acercó a Athor y, ofreciéndole la mano con sorna, murmuró algo que el joven no llegó a comprender. Éste interpretó el gesto de la joven como el que hacen las Damas a sus Caballeros, así que tomó su mano y acercándosela pero sin llegar a posar sus labios sobre la mano dio una beso al aire, como se hacía en Poces. La joven lo miró curiosa y sonrió de nuevo, divertida.

- Así que de Poces ¿eh?
- Así es.
- Y, si no es indiscreción, ¿qué edad tienes?
- ¿Qué diríais vos? -contestó Athor, siguiendo el juego a la exótica pelirroja.
- ¿Yo? Mmh, no sé, no sé... Yo creo que quieres aparentar unos veintimuchos, aparentas veintipocos y tienes diecinueve. -La joven sonrió al ver la satisfecha expresión del joven.
- Y, si no es indiscreción, ¿qué edad tenéis vos?
- Oh, es indiscreción, por supuesto. ¡Nunca se debe preguntar la edad a una Dama! -respondió la pelirroja, mostrando una severa expresión, pero riendo con los ojos-. Aunque, bien pensado, yo tampoco soy una Dama -susurró ella guiñándole un ojo.

Athor no pudo evitar sonrojarse ante su descaro, pero ella no le dio tiempo a contestar, y se fue hacia Tass, el pianista, para susurrarle algo al oído. El pianista se giró divertido y empezó a tocar una canción animada, típica de las fiestas populares, llamada “Fiesta pagana”. En cuanto empezó a sonar, la pista se llenó, y las mujeres empezaron a dar palmas, mientras los hombres cantaban a gritos la canción, y hacían un círculo en el centro de la pista en el que se colocó Melia. La joven se giró hacia Athor y empezó a bailar, hechizada por la música, saltando en una danza salvaje y sin dejar de mirar ni por un instante al forastero, que cada vez estaba más embobado mirándola. Y cuando todos se encontraban sumidos en su hechizo, la música paró, y hombres y mujeres volvieron a sus mesas a sentarse, pero Melia se quedó allí de pie, y esperó hasta que le acercaron una silla y la posada quedó sumida en el silencio más absoluto.

- Hoy tenemos a un invitado especial, así que os contaré una historia que hace mucho tiempo que nadie cuenta ya, la historia de Pabion, el primer Caminero. -Melia carraspeó un par de veces y tomó un trago de agua, aclarándose la garganta, y empezó a cantar la historia de Pabion-. Cuenta la historia que hace más de quinientos años, existió un hombre muy especial, sir Pabion...

Principio    Anterior Fragmento           Siguiente Fragmento    Final

Share this:

JOIN CONVERSATION

3 comentarios :

  1. pff ni me lo he leido menudo rollazo que asco

    ResponderEliminar
  2. Obviando el comentario de arriba..

    A mi me gusta ^^ La pega es que los fragmentos sean tan cortos, que cuando me quiero dar cuenta al empezar a leer, ya estoy acabándolo xD

    ResponderEliminar
  3. Respeto por el trabajo de los demás, si no lo has leído no tienes derecho a opinar. No se puede hacer una crítica sin conocer lo que se critica.
    Personalmente me gusta,espero impaciente el siguiente.

    ResponderEliminar