V de Vombilla

Calidad y Maravilla

Animación de eventos, vídeos virales, espectáctulos y otras creaciones artísticas
Expertos de lo impensable

Asalto Al Castillo

      Primero se mueve la guerrilla de uno y otro bando, enzarzándose en una cruenta batalla en la que no se decide un vencedor. Algunos mueren. Otros, en cambio, salen victoriosos, pero no por mucho tiempo, ya que sin que nadie se dé cuenta, las figuras recortadas en el horizonte de los caballeros irrumpen en la escena, rematando con sus lanzas, los cuerpos de los supervivientes.
       El rey se siente incómodo ante este hecho, pero decide esperar en su castillo a que las tropas enemigas estén lo suficientemente cerca como para que los arqueros de los torreones les lancen sus saetas de fuego y los ensarten contra la tierra seca.
       Ante esta victoria, el monarca, coloca un pelotón de guerrilleros y artificieros en una zona estratégica del terreno. Por otro lado el rey enemigo coge su armadura, su espada y su corona, besa a la reina y pide a su pelotón de artificieros que le abran paso, intercambiándose con todos los guerreros de la torre.
        En unos dos minutos después, los artificieros destruyen parte del castillo, pero no saben lo que les espera ya que ahí está la guardia de la reina y otro par de caballeros impecables. Lo único que pueden hacer es elevar una plegaria a Dios.
        Tomando esta ventaja, la guardia de la reina sale al campo de batalla rebanando cabezas. Ante esta ofensiva, el rey enemigo manda a sus cuatro únicos caballeros a enfrentarse contra ellos. Son como moscas ante los sublimes movimientos de las espadas forjadas por los mejores herreros elegidos por la reina.
         Llegan al castillo dejando un rastro de sangre. Solo buscan al rey enemigo para clavarle sus armas en el corazón. En ese momento, una lluvia de flechas los alerta de su error. Comienzan a saltar trampas y a caer saetas en llamas, los guerreros luchan fieramente ante esta sublime guardia real, pero no dura mucho, ya que el calor y la adrenalina del momento no les deja ver que cada vez son menos. Lo último que ven, fueron manchas borrosas al morir.
          Ni el propio rey se molesta en limpiar la sangre de su bello mandoble ya que pronto lo volvería a utilizar. Con su voz de tenor, reclama a todos sus hombres.
          Al llegar al castillo, entran por el boquete hecho por los artificieros y solamente ahí, en ese preciso instante, se dan cuenta de su error. El rey enemigo está a salvo, y en su trono solo hay guerreros.


No tardan en matar al rey.

- Jaque mate. - dice triunfalmente el jugador al otro lado del tablero.

Share this:

JOIN CONVERSATION

    Blogger Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario